Indira & Carlos en 20 Lucas

Loading...

Petitchef

Recetas de cocina

viernes, 3 de abril de 2009

NOSOTROS: CHIFEROS DE PROFESION!!!!


Cabe recalcar que según me cuenta mi madre, lo primero que comí en mi vida fue sopa wantán, mis padres, asiduos concurrentes al chifa del barrio me dieron el primer bocado de este caldito a base de huesos de chancho, pollo y todo lo que se le ocurrió al chifero esa noche, por supuesto que yo me la tomé muy a gusto, no se si harta de la leche acostumbrada o si por que realmente ese sabor me cautivó... luego pasando los años mi papá, chef aficionado nos cocinada arroz chaufa que vendría a ser el arroz frito en otros lares, es una mezcla de arroz viejo, ojo tiene que ser arroz anterior, siii ese que te sobró el día anterior para que salga bien, a eso le agregas kión o jengibre como quieran llamarlo, salsa de soya y claro no puede faltar el chanchito asado de la calle Capón en el centro de Lima y la cebolla china cruda al final ahhhhh y la tortilla de huevo básico tambien, en fin hay miles de recetas incluso ultimamente mi papá le echa hasta tocino ahumado, la cuestión es que ahí empezó mi gusto por esta nueva cocina peruana llamada chifa.

Recuerdo con mucha nostalgia el chifa de barrio al que íbamos quedaba en Mirones, se llamaba Amauta porque quedaba cerca del coliseo del mismo nombre, era amplio con las mesas y sillas de melamine y mi hermano Mario, super conservador, comía arroz blanco sin sal y el jugo que sale del guiso de frejol chino con pollo... esa era su cena, hoy por hoy Marito se empuja todos los platos chiferos habidos y por haber, yo sin embargo un poco mas aventada comía desde chicharrón de pollo (de pierna por favor) hasta pescado blanco con tausi y le entraba hasta los langostinos dulces con tamarindo, que días esos, mi papá que al toque se hizo amigo del chino, entraba a la cocina como Pedro por su casa y ya ni bien llegabamos ni siquiera nos preguntaban y desfilaban los platillos que el cocinero consideraba serían de nuestro agrado, a decir verdad, nunca fallo... luego de eso y pasando los años la situación de mis padres cambió y por ende vino la mudanza a una zona mejor y claro que haciamos?? teníamos que encontrar un chifa cercano que llenara nuestras noches y barrigas!, encontramos uno en plena Av. Larco, siii esa de los viernes sangrientos de farra..." el chifa se llamaba Hong Kong y era en un segundo piso, la escalera era oscura y super empinada, el dueño un hijo de chinos super simpático se llamaba Javier, y hasta ahora no me queda claro si conocía a mi papá de antes o si en el camino se hicieron amigos, la cuestión es que Javier se pulía atendiendo a mi papá de manera muy especial, incluso se sentaba en la mesa y nos ofrecía una serie de platillos que no estaban en la carta, una noche nos trajo un caldo de pollo y que sé yo más que al fondo tenía oh sorpresa guindas!! siiii guindas esas con las que se hacen los macerados y claro ese fue el plato que mi papá optó como preferido nuestro, un poco lejos de nosotros nos veía medio raro el socio de Javier otro hijo de chinos que se llamaba Ramón, ese si parecía de la mafia china, típico oriental, callado, con mirada extraña, desconfiado, en fin, no nos dirigió la palabra hasta que Javier y el rompieron la sociedad y claro Ramón quedó como dueño único del Hong Kong, por supuesto que ahí Ramón empezó a sentarse en nuestra mesa y a tirarnos el humo de su puro que para mí olía a guano, fueron años realmente deliciosos entre salteados, caldos al vapor, arroces y tallarines. No sé exactamente en que año y cuando el chifa cerró y claro otra vez los Vildósola Benavente quedamos huérfanos de chifas, probamos de todo buscando el chifa de nuestros sueños... desde lujosísiimos y carísimos hasta con aserrín en el piso, cada viaje que hacíamos mi papá nos preguntaba a donde quieren ir?? y claro contestaramos lo que contestáramos ìbamos al chifa, luego yo por mi sola he ido a comer chifa hasta en Venecia (malísimo a propósito). Hasta que llegamos al Kam Men, creo que se lo recomendó a mi papi un amigo del barrio, que buena recomendación tío Juan, hemos comido de todo ahí, Lorenzo, su dueño también nos pone en la mesa platos aún no existentes en la carta, me encanta ese kam lu wantán (con el wantán frito separado por favor), el tallarín saltado especial es de dioses, a nosotros nos lo dán con un toque frito así que ese crocante con el guiso de chancho asado y verduras hacen la combinación perfecta, la sopa pac pow es de campeonato y el fideito chino con chancho o pollo es sencillamente delicioso, igual el pescado con tausi ahhhhh y el otro día Lorenzo nos trajo un revuelto de huevos con langostinos con aceite de ajonjolí caliente la cosa más buena. Ahora estamos felices de haber encontrado el chifa de nuestros sueños, hemos ido ahí para todas las ocaciones familiares existentes, y claro cada vez que nos queremos pituquear y salir a buscar uno más ficho sencillamente nos pelamos... siempre regresamos al barrio como dicen...

9 comentarios:

  1. Efectivamente, el chifa esta tan arraigado en el paladar de los peruanos que facil sale un comercial tipo Donofrio "a quien no le gusta el chifa"? o "quien no conoce el mejor chifa de Lima (y siempre termina siendo el que cada uno conoce)"?
    Por mi parte, en Casuarinas, Pao y yo soliamos pedirnos un chifita de la esquina del telo que frecuentabamos. Y no se si era lo bien que la pasabamos y la coronacion de la noche (o manana) con el respectivo chifa o que efectivamente una joven pareja de chinos con muchos hijos preparaba el mejor chifa de lima y el pollo enrollado con tau si y su respectivo kolantao.
    Hay parejas que se fuman un pucho despues de, Pao y yo soliamos tener un happy ending despues del "real one" con un chifita espectacular. Algunas veces era "delivery" y otras, caminabamos caletamente cuadra y media hasta el chifita. Una delicia.

    ResponderEliminar
  2. jajajjaja, que buena jeff, en verdad siiii despues de una buena faena un chifita de esquina le cae bien a cualquiera.

    ResponderEliminar
  3. Hay tanta historia de recetas y comilonas familiares,,tantas....de hecho que tienes que mencionar los famosos tallarines verdes de tu papi,el arroz con leche de tu mami,los picarones de "la maria" ( porque nosotros hablamos asi ,a mucha honra)y la sopita de carne con sabor a apio....lo maximo!!!y no te olvides de los pancitos de la maruja....exitos en esta etapa de escritora....beso grande.

    ResponderEliminar
  4. muy buen blog indirita, apurate con el siguiente...un beso. chki

    ResponderEliminar
  5. Hijita:

    Escribes muy lindo...realmente lo disfruté. Te sugiero que le envies el articulo (se llama blogg?) a Lorenzo,¡le encantala¡ y seguro nos liga un descuento la proxima vez que vamos.

    Besitos

    Mama

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya me antojaste!

    Es cierto, esa bendita costumbre de andar buscando chifas la heredé de la familia. Y no se sorprendan si he comido chifa en todos los rincones de la patria, desde Trujillo hasta Pampas-Tayacaja en Huancavelica. A propósito, una buena ciudad para comer chifa es Chancay aunque no lo crean. Una noche salí a patrullar la ciudad en busca de un chifita y me enamoré de uno pequeño, impecable, blanquísimo. Los dueños eran dos esposos inmaculados que cocinaban a vista y paciencia de todos, tan cerca de las mesas que casi podías alcanzarles los ingredientes. A pesar de la distancia y la intromisión todo lucía perfecto. Bueno, como era primerizo y recordando el viejo y conocido dicho "en la tierra que fueres has lo que vieres" pues pedí el combinado que casi todos pedían...oh sorpresa! costaba sólo 6 soles y era simplemente espectacular. Creo que nunca había visto tanta carne y en pedazos tan benditamente grotescos en sabor y tamaño en un sólo plato de ese precio. Mi vida no fue la misma desde esa noche...todavía lo recuerdo y si regreso por ahí lo buscaré. Espero que la globalización no haya acabado con este humilde santuario del placer.

    Cuando les digo que he comido chifa en lugares insospechados es cierto. Sin embargo, las experiencias no siempre son reveladoras como en el chifita de Chancay. Una vez tuve el atrevimiento de cenar chifa en nada más y nada menos que Villa Rica. Bueno, eso fue un deporte de aventura que terminó en largas horas en el baño del hotel (con excelente vista por cierto), expulsando mil demonios por todos los orificios humanamente posibles y pidiendo perdón. Al día siguiente nos dirijíamos a Pozuzo y a eso del medio día ya me sentía mejor...seguro lo volvería a intentar.

    ResponderEliminar
  7. Que podemos decir todos los que somos amigos de la familia Vildosola Benavente y de esos dos hermanitos que son Indira y Mario... Definitivamente en esa casa se come bien. Por mucho anos tuve el honor y placer de frecuentar ese hogar todos los fines de semana... mas especificamente de amanecer en esa cocina entre botellas y puchos, y luego como es costumbre... abrir esa refrigeradora en la madrugada (con mucha confianza)y degustar la diversidad de comida que uno podia encontrar en esos tappers. La pregunta siempre era "Marito me puedo comer esto?" y Mario siempre respondia... "si si.. pero no se tomen la cocacola que es de mi papa"... Anos para recordar... Gracias Indi por compartir mas de los habitos familiares pues hay cosas que a pesar de los ya casi 20 anos de conocerlos... uno no sabia.

    Viviendo en los USAs, la verdad, a pesar de que hay muchos restaurantes Peruanos, es muy dificil encontrar un Chifa... hay comida China en cada esquina... pero nada como nuestro Chifa... por eso, cada vez que voy a Lima... aunque me toque estar 3 dias... Una noche de Chifa e Inca Kola es algo que uno no puede evitar... y cuando por ahi la familia te quiere invitar al Royal... yo les digo... NO... vamos al Yac Tac... mi chifita del barrio... aquel que esta a una cuadra de la esquina de Nazarenas y Reynaldo Vivanco... Te acuerdas Marito de las incontables veces que nos sentabamos ahi a degustar de las generosas porciones que nos traia Fermin... ja ja... Fermin no era el dueno, pero si el mozo que me atendio ahi desde que llegue a mis 10 anos...

    ResponderEliminar
  8. Carlos, Fermín sigue en el famoso Yac Tac, esperándo seguir atendiendote como cuando tenías 10 años!

    ResponderEliminar
  9. Para todos los que me preguntan: el Kam Men queda en la Av. República de Panamá, a media cuadra de Benavides (a la altura de Wong), y está cerquísima al hospital de Emergencias de San Antonio, Casimiro Ulloa.... pregúnten por Lorenzo, díganle que van de parte de Indira, fanática number one del Kam Men!!! suerte y buen provecho

    ResponderEliminar